✅ Las Internistas leen por ti: Ratio cortisol/creatinina en orina Ratio cortisol/creatinina en orina en perros con hipoadrenocorticismo

Ratio cortisol/creatinina en orina en perros con hipoadrenocorticismo

Del Baldo F ; Gerou Ferriani M ; Bertazzolo W, Luciani M, Tardo AM ; Fracassi F

J Vet Intern Med 2022;36:482-87

[El equipo de Medicina Interna, se actualiza diariamente con los últimos artículos, papers, y comunicaciones que aparecen a nivel nacional e internacional. Hemos decidido hacer resúmenes de los artículos más interesantes para actualizar los conocimientos de nuestros veterinarios remisores]

▪️ Servicio de Medicina Interna: Isabel Rodríguez, Rebeca Movilla, Rocío Paniagua, María Sánchez 

El hipoadrenocorticismo (HA) es un término que engloba tanto desórdenes espontáneos como iatrogénicos. La enfermedad natural puede cursar con una deficiencia en glucocorticoides, mineralocorticoides o ambos y su origen puede situarse en las glándulas suprarrenales (formas primarias) o en la hipófisis (formas secundarias). En las formas secundarias sólo se ve afectada la producción de glucocorticoides, en cambio, en las primarias pueden afectarse ambas.

Los perros con hipoadrenocorticismo presentan frecuentemente signos vagos, poco específicos y recurrentes, lo que puede complicar su diagnóstico, sobre todo, si no están presentes las alteraciones analíticas típicas como son la azotemia y las alteraciones electrolíticas (hiperkalemia, hiponatremia, hipocloremia). Aproximadamente un 30% de los perros con HA presentan electrolitos dentro de los valores usuales.

El “gold standard” para el diagnóstico del HA es el test de estimulación con ACTH que requiere la determinación de cortisol antes y después de la inyección de ACTH sintética. Esta prueba tiene ciertas desventajas entre las que se encuentran la necesidad de realizar dos extracciones de sangre, el tiempo necesario para su realización y los costes tanto del producto necesario como de las determinaciones laboratoriales.

Por este motivo, el objetivo de este trabajo fue valorar la utilidad del ratio cortisol/creatinina urinario (RCCU) en el diagnóstico de HA canino.

Material y métodos

Estudio retrospectivo realizado a partir de orinas congeladas a -20 grados centígrados entre junio de 2019 y febrero de 2021 de perros con HA, perros con otras enfermedades con sintomatología similar a HA (DMHA) y perros sanos. Las orinas habían sido obtenidas por cistocentesis o micción natural.

Los animales se incluyeron en el grupo con HA si tenían síntomas clínicos compatibles y las concentraciones de cortisol post-estimulación eran inferiores a 55 nmol/L o 2 ug/dL. Se excluyeron los animales que habían recibido glucocorticoides dentro de los 90 días antes de la realización del test.

En el grupo DMHA se incluyeron aquellos animales con síntomas compatibles con HA (vómitos, diarrea, debilidad, letargia) pero que tenían concentraciones de cortisol basal superiores a 55 nmol/L o 2 ug/dL o concentraciones de cortisol post-estimulación superiores a 138 nmol/L o 5 ug/dL.

En el grupo de los sanos se incluyeron animales asintomáticos y sin anomalías analíticas ni urinarias.

El RCCU fue determinado usando el Immulite 2000® antes del cambio de anticuerpo de determinación del cortisol. Este es el método usado por la mayoría de los laboratorios de análisis hormonales.

Resultados

En el grupo HA se incluyeron 10 perros, solo uno de ellos sin anomalías electrolíticas. En el grupo DMHA se incluyeron 18 perros, con diagnósticos finales de gastroenteritis crónica (12), gastroenteritis aguda (4), pancreatitis (1) y neoplasia adrenal (1). En el grupo de los animales sanos se incluyeron 19 perros. No hubo diferencias significativas en la edad, el sexo y el peso entre los diferentes grupos.

El RCCU mediano fue 0,65×10-6 (0,33-1,22×10-6), 10,28×10-6 (2,46-78,65×10-6) y 3,38×10-6 (1,11-17,32×10-6) en perros con HA, DMHA y sanos respectivamente. El RCCU mediano fue significativamente menor en perros con HA respecto a los otros dos grupos (p<0,0001). En ningún caso se produjo solapamiento entre los valores de RCCU de los perros con HA y DMHA, pero un perro sano presentó un valor de RCCU en el rango de los perros con HA.

Los valores de RCCU fueron significativamente superiores en los animales del grupo DMHA que en los sanos.

Un umbral decisional de RCCU inferior a 1,4 estuvo asociado con un 100% de sensibilidad (95% IC:0,98-1,00) y un 97,3% de especificidad (95% CI: 85,8-99,9) en el diagnóstico de HA.

Discusión

Este estudio ha mostrado que:

Un valor de RCCU superior a 1,4×10-6 es una herramienta muy útil para excluir el HA (sensibilidad:100%), un valor inferior confirmaría el HA con una especificidad del 97,3% ya que un perro del grupo de los animales sanos presentó un valor de RCCU en el intervalo descrito para los perros con HA.

Una información clínica importante es que ningún perro del grupo DMHA (aquellos que pueden plantear un problema en el momento del diagnóstico) presentó un valor en dicho intervalo.

El cortisol basal es una herramienta muy útil y se emplea de forma rutinaria para la exclusión del HA ya que una concentración por encima de 2 ug/dL excluye la enfermedad con un 100% de sensibilidad.

Sin embargo la especificidad de este valor varía entre 20 y 78,2%. La especificidad del cortisol basal para el diagnóstico de HA mejora mucho (91,5-89,2%) si se toma un umbral decisional de 1 ug/dL pero, de forma lógica, la sensibilidad disminuye (aumento del número de falsos negativos).

Este trabajo ha encontrado que el compromiso especificidad/sensibilidad para el diagnóstico de HA es mejor para el RCCU que para el cortisol basal, incluso han encontrado un 100% de especificidad y un 100% de sensibilidad si sólo tienen en cuenta los animales que presentaban signos clínicos compatibles con la enfermedad, ya que son esos en los que se realiza el test de estimulación con ACTH.

La mayor especificidad del RCCU respecto al cortisol basal podría estar relacionada con las fluctuaciones séricas de las concentraciones de cortisol, ya que la concentración en orina es el reflejo de la producción durante varias horas atenuando este efecto.

De forma sorprendente, en medicina humana no se han encontrado resultados similares, ya que las concentraciones urinarias de cortisol no disminuyen en pacientes con HA, esto podría deberse a que en humana el diagnóstico de la enfermedad podría ser más precoz.

Las limitaciones del estudio fueron las siguientes:

  • Estos resultados necesitarían confirmarse en un mayor número de animales ya que el número de animales incluidos por grupo fue finalmente muy bajo.
  • También sería necesario comprobar lo que ocurre con el RCCU en perros con HA sin anomalías electrolíticas, en este estudio sólo se incluyó un animal con estas características.
  • En este trabajo no hubo estandarización del método de obtención de la orina, ya que la recogida en la clínica podría estar relacionada con un aumento de la secreción de cortisol. Si esto es cierto, la recogida de orina en el hospital podría favorecer la exclusión de la enfermedad ya que los animales con HA son incapaces de responder al estrés.

La principal limitación del estudio, bajo nuestro punto de vista, es que posteriormente a su realización se produjo un cambio del anticuerpo para la determinación del cortisol usado en el Immulite 2000. Con el uso de este nuevo anticuerpo se subestiman las concentraciones de cortisol por lo que los umbrales decisionales deberían ser nuevamente determinados con la nueva tecnología.

En conclusión, la determinación del RCCU en orina podría ser una herramienta útil para la exclusión del HA usando una sola muestra de orina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Mantente informado


    He leído y acepto la Política de Protección de Datos.

    Irene Martínez

    Responsable del servicio de laboratorio y banco de sangre del HF Gattos

    Irene es auxiliar técnico veterinario desde 2018. Además, es Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico, Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico y Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear.
    Desde 2019 forma parte del Hospital Felino Gattos donde es responsable del servicio de laboratorio y banco de sangre.
    Es asistente y ponente de numerosos congresos, además ha publicado diferentes artículos sobre laboratorio clínico, es comité asesor de la revista “ATEUVES” y directora y ponente de diferentes cursos de especialización para auxiliares veterinarios.

    Almudena García

    Responsable del servicio de Rehabilitación del HVPuchol

    En 2016, Almudena obtiene la titulación de Auxiliar técnico veterinario, psicología canina y felina y manejo y nutrición de animales exóticos.
    Durante 2 años, pasó a formar parte del equipo de la Clínica Veterinaria Malas Pulgas. A la par, presidía la Asociación Protectora de animales APASA de Almagro y Bolaños de Calatrava.
    Tal fue su involucración sobre el mundo animal que obtuvo un programa de radio en Onda Almagro donde ofrecía información sobre cuidados básicos de animales de compañía y colaboró en la organización de eventos deportivos caninos.
    En 2017 se especializó en Asistente en quirófano y cuidadora de núcleos zoológicos y en 2020 se especializó en auxiliar de Rehabilitación.
    Almudena apoya la formación continuada asistiendo a numerosos congresos nacionales y seminarios de diferentes diplomados europeos.
    Actualmente, es responsable del servicio de Neurología y Rehabilitación en el Hospital Veterinario Puchol, desarrollando su capacidad profesional en el campo de la neurología y rehabilitación.

    Erika Conejo

    Coordinadora de Auxiliares del FHCV de la UAB

    Erika es auxiliar técnico veterinario desde 2005. Desde entonces ha trabajado en centros de referencia como el Hospital Veterinari de Maresme y el FHCV de la Universidad Autónoma de Barcelona.
    Su experiencia y formación siempre se ha dirigido hacia el servicio de Urgencias y Cuidados intensivos, asistiendo a numerosos congresos a nivel nacional e internacional, siendo miembro de Navta y Eveccs y ponente y directora de numerosos cursos de formación para auxiliares veterinarios.
    En 2021 obtiene la certificación por NAVTA como Veterinary Technician Specialist in Emergency and Critical Care, siendo así la primera auxiliar veterinaria española en obtener esta titulación.

    Edith Hernández

    Auxiliar técnico veterinario en HVPuchol

    En 2016, Edith obtiene la titulación de auxiliar técnico veterinario y el certificado oficial de capacitación de cuidador de animales de compañía del Gobierno del Principado de Asturias.
    En 2018 se especializa en hospitalización y cuidados intensivos trabajando en centros de referencia como WECAN La Villa (Avilés) y Hospital Veterinario Nacho Menes (Gijón).
    En 2020 se une al equipo de auxiliares del Hospital Veterinario AniCura Valencia Sur, en el servicio de urgencias, hospitalización y UCI.
    Es ponente de cursos de especialización para auxiliares y formó parte del equipo docente de I-VET Instituto Veterinario de Valencia.
    Desde Enero del 2022 pasa a formar parte del equipo de urgencias, hospitalización y uci del hospital veterinario Puchol, siendo actualmente la auxiliar responsable del servicio de consultas y urgencias del mismo.

    María Teno

    Responsable de Auxiliares de Hospitalización y Cuidados intensivos del HVPuchol

    María es auxiliar técnico veterinario desde 2011 y graduada en Biología por la Universidad Complutense de Madrid.
    Ha trabajado en clínica de pequeños animales durante 5 años y comenzó la especialización en urgencias y cuidados intensivos en el Hospital Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid.
    Desde 2017 forma parte del equipo del Hospital Veterinario Puchol, siendo responsable del área de hospitalización y cuidados intensivos, coordinando el equipo de auxiliares y la formación interna dentro del hospital.
    Es asistente y ponente de numerosos congresos y directora y ponente de diferentes cursos de especialización para auxiliares veterinarios.