Diagnóstico y tratamiento de la demodicosis

Hoy es el turno de nuestra compañera Ana Ríos, responsable del Servicio de Dermatología. Ha realizado un resumen de la última guía publicada sobre el tratamiento y diagnóstico de la demodicosis en el perro y  en el gato.

Se trata de una guía elaborada por la Asociación Mundial de Dermatología Veterinaria y publicada en la revista «Veterinary Dermatology».

imagen

La demodicosis es una enfermedad frecuente en la práctica clínica. La Asociación Mundial de Dermatología Veterinaria ha reunido las opiniones de expertos y la información contenida en diferentes formatos científicos y ha editado este manual de reciente publicación.

A continuación, resumimos las principales afirmaciones contenidas en este documento.

¿Cuáles son los pacientes que sufren con más frecuencia esta enfermedad y porqué?

  • Los animales jóvenes presentan una mayor predisposición a padecer esta enfermedad.
  • En perros jóvenes la patogénesis de la demodicosis juvenil generalizada podría estar asociada a una alteración inmunitaria temporal frente al parásito.
  • En perros mayores, la enfermedad suele asociarse a enfermedades o tratamientos inmunosupresores. Sin embargo, puede haber factores en la patogénesis de esta enfermedad que aún desconocemos en la actualidad.
  • En gatos, la demodicosis se asocia generalmente con otras enfermedades, con la excepción de la parasitación con Demodex gatoi, especie contagiosa y que puede afectar a gatos sanos que estén en contacto. 
  • En perros jóvenes, la demodicosis tiene una base genética probablemente de tipo poligénica.

¿Cuáles son los agentes infecciosos responsables de esta enfermedad?

  • En el perro, se reconocen dos especies de Demodex, la especie corta canis y la larga D. injai.
  • En gatos, la forma corta D. gatoi tiene signos clínicos diferentes a D. cati y una distribución geográfica más regional.

¿Cuáles son los signos clínicos más frecuentes?

  • La demodicosis en perros se caracteriza por alopecia, pápulas, pústulas, comedones y cilindros foliculares.
  • En perros con una afección más grave puede aparecer una infección bacteriana secundaria con presencia de costras y signos de afectación sistémica.
  • Los perros con Demodex canis pueden mostrar prurito, sobre todo si se asocia a infecciones bacterianas secundarias.
  • Demodex injai aparece en perros de raza terrier y causa un exceso de grasa.
  • En gatos, D. cati provoca signos clínicos similares como: eritema, hipotricosis/alopecia, descamación y costras con prurito variable
  • D. gatoi se caracteriza por prurito troncal.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

  • El raspado profundo de la piel en el método diagnóstico de elección, aunque el tricograma, la prueba con papel celo y el examen del exudado pueden ser útiles en identificar los ácaros del Demodex.
  • La presencia de más de un ácaro en cualquiera de las pruebas en un indicador de demodicosis con relevancia clínica.
  • La citología es útil para valorar infecciones bacterianas concomitantes.

¿Cuál es el tratamiento?

  • El tratamiento de la demodicosis generalizada debe ser controlado clínica y microscópicamente cada mes hasta obtener el segundo raspado negativo.
  • El tratamiento miticida debe prolongarse cuatro semanas más después del segundo mes de raspado negativo, con el objetivo de disminuir la probabilidad de recaída de la enfermedad.
  • En perros con demodicosis generalizada no es necesaria la administración de antibióticos sistémicos a menos de que este presente una infección bacteriana grave. El tratamiento combinado con un agente miticida efectivo junto una terapia antibacteriana tópica suele ser suficiente.
  • La administración de baños de amitraz a una concentración de 0,025 a 0,05 % es eficaz en la demodicosis canina. Los animales de pelo largo deben ser rasurados previamente.
  • La ivermectina a dosis de 0,3 a 0,6 mg/Kg, en solución inyectable para administración oral cada 24 horas, la milbemicina a dosis de 1 a 2 mg/kg en comprimidos para administración por vía oral cada 24 horas, la moxidectina a dosis de 0,3 a 0,5 mg/Kg en solución inyectable para administración por vía oral cada 24 horas y la doramectina a dosis de 0,6 mg/kg inyectada de forma subcutánea semanalmente, son tratamientos efectivos para la demodicosis canina.
  • Se recomienda la administración gradual de las dosis de moxidectina e ivermectina sistémicas para poder identificar aquellos perros sensibles a la toxicidad inducida por estas lactonas macrocíclicas. La aplicación tópica de moxidectina combinada con imidacloprid debe tenerse en consideración en casos de leves a moderados de demodicosis canina.
  • Varios estudios han evaluado le eficacia de las isaxozolinas en el tratamiento de la demodicosis en mascotas. Los datos publicados resultan alentadores y hacen que esta clase de medicamentos sean una opción excelente para el tratamiento de la demodicosis en perros.

  • La demodicosis en gatos puede ser tratada con baños semanales de sulfuro de cal a una concentración del 2% o baños de amitraz a una concentración de 0,0125 %.
  • Una alternativa más sencilla puede ser la administración de la combinación de moxidectina con imidacloprid en pipetas para la administración percutánea cada 7 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *