Enfermedad degenerativa valvular

¿Qué es la enfermedad degenerativa valvular?

La enfermedad degenerativa valvular es una enfermedad degenerativa y crónica principalmente de las válvulas auriculo-ventriculares. La válvula que se afecta con más frecuencia es la válvula mitral, aunque también se puede ver alterada la válvula tricúspide. Esta enfermedad es muy común en perros y menos frecuente en gatos.

Afecta especialmente a perros de razas pequeñas y, presentan una predisposición especial, razas como el Cavalier King Charles Spaniel, Caniche, Shih Tzu, Bichón maltés, Chihuahua, Cocker spaniel, Schnauzers miniatura y Yorkshire. Esta enfermedad también se puede ver en algunas razas más grandes y en perros mestizos.

La edad de presentación es a partir de los 6-8 años, pero en razas como el Cavalier puede presentarse en edades muy tempranas. No se conoce la causa, aunque se sospecha que pueda tener un componente genético.

¿Cuál es la evolución de la enfermedad?

Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de una serie de cambios en la válvula que alteran su morfología normal. Aparecen pequeños nódulos fibrosos en las hojas valvulares que hacen que se engrosen y pierdan su forma natural. Con el tiempo la válvula no funcionará correctamente e inducirá una serie de cambios en el corazón.

Durante la sístole (contracción del ventrículo izquierdo para expulsar sangre en la aorta) la válvula no se cierra de forma hermética y la sangre pasa del ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda produciendo lo que se conoce clínicamente como soplo cardiaco. El paso de sangre en la aorta será inferior y se activarán unos mecanismos para poder acoger más sangre y compensar el déficit de sangre inducido por la válvula incompetente. Estos cambios causan de forma crónica que el corazón se dilate y no pueda gestionar de forma correcta el exceso de sangre.

En la fase avanzada de la enfermedad cuando el corazón se encuentra muy dilatado se produce el acúmulo de sangre en las venas pulmonares y como consecuencia la aparición de edema pulmonar. Esta fase se conoce como insuficiencia cardiaca congestiva.

Fases de la enfermedad degenerativa valvular y síntomas

Muchos perros en las primeras etapas de la enfermedad no tienen signos clínicos o son tan sutiles que generalmente no son percibidos por el dueño. En esta fase, generalmente, es posible identificar la presencia de soplos durante una visita clínica en el veterinario. En las fases más avanzadas pueden aparecer signos clínicos como intolerancia al ejercicio, tos, dificultad para respirar, aumento de la frecuencia respiratoria, debilidad o síncopes.

Desde el punto de vista médico se diferencian 4 fases. La guía para el diagnóstico y tratamiento de cada fase se encuentra en el consenso redactado por el Colegio Americano Veterinario de Medicina Interna en el año 2009 (Guidelines for the Diagnosis and Treatment of Canine Chronic Valvular Heart Disease):

– Fase A: pacientes con predisposición a alteraciones valvulares pero que en este momento la válvula es normal.

– Fase B: se subclasifica en dos estadios.

Fase B1: la válvula está alterada pero no se observan cambios estructurales en el corazón.
Fase B2: la válvula está dañada y el corazón ha sufrido cambios, pero el paciente no tiene síntomas clínicos.

– Fase C: fase avanzada en la que la válvula está dañada, el corazón dilatado y el paciente presenta síntomas clínicos de insuficiencia cardiaca congestiva (aumento de la frecuencia respiratoria, disnea, etc.).

– Fase D: pacientes en tratamiento que no responden de forma apropiada a este y necesitan incrementar la dosis de los fármacos o cambiarlos.

¿Cómo diagnosticar la enfermedad degenerativa valvular?

Una prueba sencilla que aproxima nuestro diagnóstico es la auscultación cardiaca. La enfermedad valvular degenerativa de la válvula mitral se caracteriza por un soplo holosistólico, de intensidad variable, en la zona apical del corazón. Es importante recalcar que la intensidad del soplo no se corresponde con la gravedad de la enfermedad. Para determinar el grado de lesión valvular y la presencia o ausencia de alteraciones estructurales es necesario realizar pruebas de imagen complementarias como son las radiografías de tórax y la ecocardiografía.

La radiografía de tórax: es una prueba poco invasiva que permite valorar tanto el corazón como los vasos y el parénquima pulmonar.
En fases avanzadas es posible observar un aumento de la silueta cardiaca, dilatación de los vasos pulmonares e incluso identificar signos de insuficiencia cardiaca congestiva como es el edema pulmonar.

La ecocardiografía: es una herramienta muy útil y poco invasiva que nos permite valorar, de forma precisa, las estructuras cardiacas y la funcionalidad cardiaca.

El electrocardiograma: se puede incluir para el diagnóstico de arritmias supraventriculares o ventriculares que pueden aparecer y complicar el cuadro cardiológico.

Ambas pruebas se utilizan tanto en el diagnóstico como en la monitorización de la enfermedad. Pueden ser útiles también pruebas hematológicas como el NT-proBNP y la Troponina I.

Para el diagnóstico precoz de la enfermedad se recomienda realizar como mínimo una visita clínica donde se ausculte al paciente. En caso de evidenciarse un soplo se aconseja realizar pruebas complementarias como radiografías de tórax y una ecocardiografía. Las revisiones serán indicadas en función de la fase en que se encuentre la enfermedad.

Enfermedad degenerativa valvular en perros Radiografía de tórax

Radiografía de tórax de un perro con aumento de la frecuencia respiratoria y disnea.

En la radiografía se observa un grave aumento de la silueta cardiaca con mayor dilatación de la aurícula y del ventrículo izquierdo.
Además, se observa un patrón alveolar en lóbulos pulmonares caudales y región perihiliar compatible con edema pulmonar cardiogénico.

Ecocardiografía de enfermedad valvular degenerativa mitral en perros

Ecocardiografía de un perro con enfermedad degenerativa valvular.

Es evidente un aumento del espesor de las hojas de la válvula mitral que además no se alinean correctamente. También se observa una grave dilatación de la aurícula izquierda como consecuencia del mal funcionamiento de la válvula.

Tratamiento para la enfermedad degenerativa valvular

enfermedad valvular degenerativa mitral en perrosLa enfermedad puede ser tratada farmacológicamente o de forma quirúrgica. Recientemente han sido descritas diferentes técnicas quirúrgicas (reparación de la válvula o sustitución por prótesis valvulares) que pretenden recuperar la función de la válvula y evitar la progresión de la enfermedad. Dichas técnicas no están exentas de complicaciones y aún presentan una elevada tasa de mortalidad además de un coste elevado.

El tratamiento farmacológico tiene dos objetivos: reducir la progresión de la enfermedad en las fases iniciales y tratar los síntomas de insuficiencia cardiaca congestiva en las fases avanzadas.

Actualmente, existe solo un fármaco, el pimobendan, que retrasa la aparición de la insuficiencia cardiaca congestiva en pacientes en fase B2. En pacientes en fases avanzadas es necesario utilizar un plan terapéutico multimodal.

Jaula de oxigenación con control de temperatura y humedad para pacientes con problemas respiratorios.

Farmacológicamente se utilizarán múltiples moléculas como son los diuréticos, vasodilatadores, inótropos positivos, fármacos antiarrítmicos y oxigenoterapia.

También es importante reducir la actividad física del paciente y realizar un control adecuado del peso.

Comments
  • Esmeralda dice:

    Gracias por tu aportación. Feliz semana.

  • Yolanda dice:

    Mi perro tiene este problema, válvula mitral dañada.
    Por favor, ustedes operan?
    En caso de que no operen, por favor, me pueden decir dónde?
    Gracias

    • Javier Frías dice:

      hola Yolanda. Hemos consultado con nuestro Servicio de Cardiología y nos explican que actúalmente esta patología no se opera en España- Es posible que en algún hospital de Europa estén haciendo pero lamentablemente no tenemos referencias. Los pacientes con patologías nítrales son evaluados por los cardiólogos y tienen una esperanza de vida bastante larga en general con tratamiento médico. Le deseamos mucha suerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Mantente informado


    He leído y acepto la Política de Protección de Datos.

    Irene Martínez

    Responsable del servicio de laboratorio y banco de sangre del HF Gattos

    Irene es auxiliar técnico veterinario desde 2018. Además, es Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico, Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico y Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear.
    Desde 2019 forma parte del Hospital Felino Gattos donde es responsable del servicio de laboratorio y banco de sangre.
    Es asistente y ponente de numerosos congresos, además ha publicado diferentes artículos sobre laboratorio clínico, es comité asesor de la revista “ATEUVES” y directora y ponente de diferentes cursos de especialización para auxiliares veterinarios.

    Almudena García

    Responsable del servicio de Rehabilitación del HVPuchol

    En 2016, Almudena obtiene la titulación de Auxiliar técnico veterinario, psicología canina y felina y manejo y nutrición de animales exóticos.
    Durante 2 años, pasó a formar parte del equipo de la Clínica Veterinaria Malas Pulgas. A la par, presidía la Asociación Protectora de animales APASA de Almagro y Bolaños de Calatrava.
    Tal fue su involucración sobre el mundo animal que obtuvo un programa de radio en Onda Almagro donde ofrecía información sobre cuidados básicos de animales de compañía y colaboró en la organización de eventos deportivos caninos.
    En 2017 se especializó en Asistente en quirófano y cuidadora de núcleos zoológicos y en 2020 se especializó en auxiliar de Rehabilitación.
    Almudena apoya la formación continuada asistiendo a numerosos congresos nacionales y seminarios de diferentes diplomados europeos.
    Actualmente, es responsable del servicio de Neurología y Rehabilitación en el Hospital Veterinario Puchol, desarrollando su capacidad profesional en el campo de la neurología y rehabilitación.

    Erika Conejo

    Coordinadora de Auxiliares del FHCV de la UAB

    Erika es auxiliar técnico veterinario desde 2005. Desde entonces ha trabajado en centros de referencia como el Hospital Veterinari de Maresme y el FHCV de la Universidad Autónoma de Barcelona.
    Su experiencia y formación siempre se ha dirigido hacia el servicio de Urgencias y Cuidados intensivos, asistiendo a numerosos congresos a nivel nacional e internacional, siendo miembro de Navta y Eveccs y ponente y directora de numerosos cursos de formación para auxiliares veterinarios.
    En 2021 obtiene la certificación por NAVTA como Veterinary Technician Specialist in Emergency and Critical Care, siendo así la primera auxiliar veterinaria española en obtener esta titulación.

    Edith Hernández

    Auxiliar técnico veterinario en HVPuchol

    En 2016, Edith obtiene la titulación de auxiliar técnico veterinario y el certificado oficial de capacitación de cuidador de animales de compañía del Gobierno del Principado de Asturias.
    En 2018 se especializa en hospitalización y cuidados intensivos trabajando en centros de referencia como WECAN La Villa (Avilés) y Hospital Veterinario Nacho Menes (Gijón).
    En 2020 se une al equipo de auxiliares del Hospital Veterinario AniCura Valencia Sur, en el servicio de urgencias, hospitalización y UCI.
    Es ponente de cursos de especialización para auxiliares y formó parte del equipo docente de I-VET Instituto Veterinario de Valencia.
    Desde Enero del 2022 pasa a formar parte del equipo de urgencias, hospitalización y uci del hospital veterinario Puchol, siendo actualmente la auxiliar responsable del servicio de consultas y urgencias del mismo.

    María Teno

    Responsable de Auxiliares de Hospitalización y Cuidados intensivos del HVPuchol

    María es auxiliar técnico veterinario desde 2011 y graduada en Biología por la Universidad Complutense de Madrid.
    Ha trabajado en clínica de pequeños animales durante 5 años y comenzó la especialización en urgencias y cuidados intensivos en el Hospital Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid.
    Desde 2017 forma parte del equipo del Hospital Veterinario Puchol, siendo responsable del área de hospitalización y cuidados intensivos, coordinando el equipo de auxiliares y la formación interna dentro del hospital.
    Es asistente y ponente de numerosos congresos y directora y ponente de diferentes cursos de especialización para auxiliares veterinarios.